free web hosting | website hosting | Business Hosting Services | Free Website Submission | shopping cart | php hosting

 

ATENCION PELIGRO

 

ESTOS TESTIMONIOS DE TESTIGOS SON AUTENTICOS Y REALES PERO POR SU SEGURIDAD SE HAN CAMBIADO NOMBRES Y SITIOS

EN INGLESINGLISH VERSION

LA HISTORIA DE PANCHITA (desaparicion de una perrita con intervencion de falsos policias) tambien tiene pagina web, haz clic aqui para verla

MI PERRO SE COMIO LA SONDA ANAL (testimonio de un hombre que gracias a su perro escapo de una base secreta alien que hay bajo el lago Enol en Picos de Europa)

LAS SEÑORAS DE NEGRO (Son como los hombres de negro, pero parecen ancianitas inofensivas, realizan experimentos con animales en los parques cambiando su comportamiento con la comida)

 

VOLVER A LA PAGINA PRINCIPAL

 

LA HISTORIA DE PANCHITA

Panchita es nuestra perra, parece una nubecita de algodon con manchas y todos la queriamos mucho a nuestra perrita y siempre jugaba y era la alegria de toda la casa. Una noche escuchamos ruidos raros y habia luces muy fuertes por la ventana.

Tambien habia voces que no se entendian, parecian extranjeros pero muy raros, no sonaban a nada parecido a personas pero se veia que eran ruidos de seres y no de animales. Panchita se puso a ladrar muy fuerte y a gruñir y las voces se asustaron y gritaron porque Panchita mordio a alguno y luego se le oyo gritar dolorido. Nosotros todos queriamos ayudar a Panchita y ver qe pasaba y salir fuera pero estabamos como paralizados por una fuerza extraña que hacia un ruido agudo como un chirrido.

Oimos mucho rato los ruidos y carreras voces raras y los ladridos y gruñidos de Panchita que seguro mordio a mas de uno porque por la mañana el jardin estaba manchado de una especie de manchas asi como sangre pero verdosa y que olia raro, como a orines. Luego por la mañana nuestra querida perrita no estaba, cuando pudimos movernos porque el ruido de chirrido se fue, salimos afuera y Panchita no estaba y estaba toda la sangre esa verde por el jardin. Llamamos a la policia y enseguida estaban alli, casi al llamarles, y se portaron muy raro, dijeron que iban a recoger pruebas y se pusieron a hechar una cosa liquida que olia como a pino sobre las manchas .

Dijimos que en lugar de recoger pruebas las iban a borrar pero ellos dijeron que no nos metieramos en su trabajo y luego se fueron y ya no quedaban manchas, y unos dias despues como no nos decian nada fuimos a la comisaria de policia para que nos dijeran si sabian algo pero alli dijeron que no sabian nada y que no tenian ninguna denuncia de nosotros ni de nuestra perrita Panchita. Y desde entonces sabemos que eran aliens los policias que vinieron a casa que seguro que se llevaron tambien a Panchita que por eso no esta y ya no es la alegria de nosotros que nos acordamos todos los dias y seguimos poniendo agua en su plato para que cuando vuelva beba.

¡¡¡PANCHITA TE QUEREMOS Y ESPERAMOS TODOS!!!

VOLVER

MI PERRO SE COMIO LA SONDA ANAL

Yo habia salido a pasear con mi perro Luki por las cercanías de N... y se me había hecho de noche. Iba distraido pensando en mis asuntos y me había alejado de casa más de lo normal.

Entonces vi unas luces en el camino, como a unos 300 metros, parecían un control de alcoholemia de la Guardía Civil y pense "la cagamos", porque había tomado media docena de botijos (así llamamos en Asturias a los botellines de cerveza) antes de salir de casa, pero luego me rei de mi mismo, y de mi mala conciencia, pues iba andando. Entonces cai en la cuenta de que era bastante raro un control de la Guardia Civil en un camino tan pequeño y poco transitado.

Según me acercaba a las luces Luki empezó a ponerse nervioso y a gruñir, entonces comenzó un ruido muy agudo y molesto, al mismo tiempo que una luz fuerte me deslumbraba. Quedé cegado y paralizado, pero pude oir a Luki ladrar durante un rato.

Cuando recuperé la vista y el movimiento comprobé que estábamos en una habitación blanca, cuadrada, de unos 6 metros de lado, aunque no puedo decir a que altura estaba el techo pues parecía hecho de luz, con unas sombras alargadas que se movían lentamente. Luki parecía paralizado y no respondía a mis llamadas, también di voces llamando y pidiendo ayuda durante un rato, pero nadie contestaba.

Entonces volvio el ruido, y pude sentir como mi cuerpo se ponía rígido y, pese a que intenté resistirme, se movía como una marioneta. De esa forma me puse en pie y me giré (me giraron) hacia una de las paredes. Aunque antes no vi señales de ninguna puerta ahora la pared parecio abrirse o más bien disolverse, y a través de la apertura entraron tres figuras alargadas que se movían lentamente, casi flotando, una de las figuras llevaba un instrumento metálico fino y brillante, como una barra redondeada, y con un tubo flexible y semitransparente que parecía colgar del techo invisible de la habitación. Yo comencé a temerme lo peor pues había visto el capítulo de South Park en el que Cartman es abducido por alienígenas, y pensé "cabronez hijozdeputa".

Pero entonces Luki se abalanzó sobre el que llevaba la sonda y de un mordisco le arrancó la sonda y unos cuantos dedos, el alien comenzó a gritar derramando abundante sangre verdosa, y los tres salieron corriendo dejando la puerta abierta con Luki persiguiendolos. Por suerte yo también pude comenzar a moverme, aunque torpemente, y salí fuera de la habitación.

Aquel lugar parecía un laberinto de paredes y pasillos blancos, y pronto estuve completamente desorientado, por suerte Luki apareció al rato con la sonda anal en la boca como si fuera un palo, varios aliens le perseguían y comenzamos a correr. Mi perro delante, parecía saber de alguna manera el camino, yo detrás, y tras nuestros pasos los aliens gritando. No se cuanto corrimos, pues aunque me pareció una eternidad debieron de ser pocos minutos, pero de pronto me fije que los pasillos habían terminado, y que las paredes eran de roca y bastante húmedas, y el suelo estaba encharcado. Entonces caimos los dos al agua, fue una sensación muy rara pues aunque tenía la impresión de estar hundiéndome, al mismo tiempo me sentía volar, como si cayera hacia arriba. Fueron unos segundos de pesadilla, pero enseguida salimos a la superficie.

Pude ver asombrado que era de día y que estaba en el lago Enol, por suerte la orilla no estaba lejos y Luki y yo conseguimos salir sin problemas. Allí nos recogió un paisano que pasaba con la furgoneta y que nos acercó a C.... Pensé acercarme a la Policía para denunciar lo sucedido, pero en el camino pasé por el Polesu, y como era domingo tenían pinchitos de bacalao, y pincho va, botijo viene, se nos pasó la mañana.

En cuanto a la sonda anal, mi perro Luki debió de enterrarla por algún sitio y yo no pienso volver al lago a buscarla.

VOLVER

LAS SEÑORAS DE NEGRO

Siempre he estado interesada en los ovnis, los extraterrestres, y el terrible problema de las abducciones, pero como vivo en una gran ciudad me sentía segura. Todas esas "historias" sólo ocurren en el campo o en casas aisladas, en lugares solitarios en los que apenas quedan testigos del suceso excepto la persona que lo sufre. Pero lo que me sucedió hace unos meses y ahora cuento en esta página me ha sacado de mi error, ni tan siquiera en las grandes ciudades y rodeados de gente se esta a salvo de la amenaza de estos seres.

Todos los días voy a pasear con mi perra Luna, una golden preciosa, a un parque cercano a mi casa y desde hacía unos días observaba la presencia de unas extrañas ancianitas. Siempre iban de dos en dos paseando sin parar por el parque, dando vueltas y vueltas de una forma tan regular y precisa que podías poner el reloj en hora al verlas pasar. Más que unas viejecitas paseando parecían soldados patrullando o haciendo el cambio de guardia. También me fije en que siempre se detenían en los mismos sitios y colocaban comida para los pájaros, pero de una forma muy extraña. Más que echar la comida al suelo parecían dosificarla. Hasta ahí todo normal, unas viejecitas maniaticas más, de las muchas a las que la soledad les lleva a hacer cosas raras, pero su comportamiento era tan peculiar que empecé a observarlas por diversión.

Poco a poco comenzaron a suceder cosas extrañas. Cada vez había menos pájaros en el parque y, no obstante, las ardillas parecían ocupar el espacio que los pájaros dejaban, además, las siempre tímidas ardillas eran cada vez más atrevidas y se agrupaban en pequeñas bandas que alejaban a los pájaros que quedaban de la comida. Un vecino me comentó que incluso cruzaban la calle para ir a pedir, y a robar a veces, comida a las tiendas más próximas al parque. La verdad no estaba muy dispuesta a creerme esto último, pero yo misma pude observar como el dueño de la carnicería corría indignado tras una ardilla que huia con un gran pedazo de carne en la boca.

Este comportamiento no me pareció nada natural, pues el carnicero era una persona de naturaleza tranquila y flemática, y por su tamaño y gordura poco dado al ejercicio físico. Pasada la primera sorpresa causada por el comportamiento atlético del carnicero, recordé que las ardillas son frugívoras y vegetarianas, ¿por qué robaría carne una ardilla?,¿ se estaban volviendo carnívoras las ardillas del parque?, ¿qué podía causar un cambio de hábitos alimentarios tan radical?. Entonces recordé a las extrañas ancianitas, todo parecía haber empezado con sus regulares paseos y el alimento que dejaban en el parque, y aunque mis sospechas me parecían un poco absurdas decidí que recogería muestras de la comida que echaban a las ardillas.

Al día siguiente cuando llevé a Luna a pasear me llevé también un bote de plástico para recoger un poco de comida de la que repartían las ancianas, pues pensaba hacerla analizar. Pronto las vi pasar como siempre, juntas, en silencio, con su puntualidad maniática, y dejar su "dosis" de comida en el mismo lugar de todos los días. Cuando se alejaron me acerqué con disimulo a recoger una pequeña muestra, pero las ardillas llegaron antes que yo.

Pensé que las ardillas se alejarían al acercarme, pero se limitaron a mirarme de un modo que me asustó. Para empezar eran las ardillas más grandes que he visto en mi vida, tenían casi el tamaño de un gato, y entre todas, en un momento se habían juntado más de diez, parecían valorar si yo era también comestible. En serio, había algo en su mirada que recordaba a un depredador, no a tímidas y juguetonas ardillas. Por suerte mi perra Luna se avalanzó ladrando entre ellas y aunque una se atrevió a plantarla cara, también huyó cuando vio que sus compañeras ardillas la abandonaban. Recogí en el bote un poco de la comida procurando no tocarla con las manos, pues me parecio realmente extraña. Eran unas bolitas de varios colores, verdes, marrones, amarillas. A primera vista parecía pienso para animales, como el que yo le daba a mi perra, pero Luna, mi inteligente perrita, no tenía ninguna intención de comer de la comida de las ancianas, al contrario, gruñía y arrugaba la nariz mostrando su desagrado ante aquella cosa.

Entonces me fijé otra vez en las ardillas. No habían ido muy lejos y tras unos arbustos nos observaban. Se que lo que voy a contar ahora es difícil de creer, pero las ardillas parecieron hablar entre ellas y organizarse. Las dos más pequeñas se alejaron corriendo, y las demás comenzaron a moverse despacio, manteniendo las distancias pero con la evidente intención de rodearnos. Tuve la certeza de que las dos que se alejaban eran las que suponían un mayor peligro, pues estaba segura de que iban en busca de alguien, y ese alguien era lo que más miedo me daba.

Mi perra Luna y yo comenzamos a correr hacia la salida del parque, las ardillas nos seguían sin ninguna dificultad, algunas tras de nosotras, otras medio escondidas entre los arbustos del borde del camino, algunas saltando de árbol en árbol con una agilidad y rapidez asombrosas. Entonces vi a las dos ardillas pequeñas delante de nosotras con las dos ancianitas, pues a ellas habían ido a buscar, cortándonos el paso, una de las ancianitas llevaba en la mano una barra de color azul brillante, que comenzo a aumentar de brillo hasta hacerse casi blanca. La luz producía un ruido horrible que me dejo sin fuerzas, paralizada. Tras las ancianitas había más gente, unos chicos con patines, una señora con un bebe en un carrito, otras personas paseando con su perro, y todos estaban paralizados como yo. Las ancianas comenzaron a hablar sin emitir sonidos en una lengua incomprensible para mi, las ardillas se acercaban cada vez más.

Luna, mi perra, ladraba y se retorcía como intentando escapar de la fuerza que nos tenía paralizadas, y debió de conseguirlo porque de repente saltó sobre la ardilla que tenía más cerca y la mató de un mordisco. Comenzaron entonces a oirse más ladridos y los perros que había en el parque comenzaron a acercarse a las ancianas ladrando enfurecidos. Ellas se pusieron nerviosas y comenzaron a mirar hacia todos los lados. Alzaban la barra de luz sobre sus cabezas haciéndola sonar más y más fuerte, pero a los perros no les hacía efecto. Entonces ordenaron a las ardillas que atacaran a las perros, en un momento se había formado un gran jaleo, ardillas y perros peleaban por todo el parque y las ancianas aprovecharon la confusión para desaparecer. Pese a su tamaño y a su evidente maldad las ardillas, sin el control de las ancianas no eran rivales para los perros que las mataron a todas en poco tiempo. Los efectos de la luz y el ruido desaparecieron al poco rato en los humanos que había en el parque, lo más sorprendente es que todos siguieron haciendo sus cosas como si no hubiera pasado nada, excepto por su asombro al ver los restos de las ardillas.

Al día siguiente en los periódicos e incluso en las noticias de la televisión contaban que una jauría de perros salvajes había matado a cientos de ardillas en el parque, todo lo planteaban como si la culpa fuera de los perros y de amos irresponsables, y usaban la noticia para justificar la creación del Registro de Perros Peligrosos. Aunque envié varias cartas a los periódicos y a cadenas de televisión nadie quiso escuchar ni publicar mi versión de los sucesos del parque.

En cuanto a la comida que recogí en el parque no se que pasó, de alguna manera mientras estuve paralizada me quitaron el bote con las muestras. Por si acaso he dejado de dar a Luna piensos para animales, ahora sólo le doy alimentos frescos y naturales. Tampoco hemos vuelto al parque, aunque por lo que oigo contar a los vecinos los pájaros han vuelto, y las pocas ardillas que quedaron con vida han dejado de hacer cosas raras.

Por ahora.

VOLVER

 

MUY PRONTO MAS HISTORIAS DE PERROS ANTIALIENS
CON EL RECIENTE CAMBIO DE PAGINA POR LOS "PROBLEMAS" CON EL ANTERIOR ALOJAMIENTO QUE PARA QUE VAMOS A VOLVER A MENCIONAR, TARDAREMOS UN POCO EN VOLVER A PONER TODOS LOS TESTIMONIOS.